(MODOLL) …o el increíble “ojo” de Fashionsphinx.

A ver… lo de dar jabón queda fatal, en general, pero yo soy bruto de por-mí-mismo así que me remango y me pongo con www.fashionsphinx.com ¿porqué? Porque es donde yo voy si quiero enterarme de lo que “sí” y de lo que “no”. Si es que no, no está y si es que sí… pues desde las “ladybugs” -mariquitas- como insecticida, a una selección de fotos flipiflipantes de México, nada que encuentres así mayormente en otro sitio, pasando por las fotos que nunca has-visto-nunca-te-has-imaginado de las plantas de Frida Kahlo, a… la muñeca de las muñecas, la-hiperfashion-muñeca, la MODOL, im-presionante “hiperrealismo” como dicen sus autores en las declaraciones para fashionsphinx que son… como de otra galaxia.

Modoll portada web

¿Qué pasa si cruzas la modelo –Lindsey Wixson– con cara de muñeca con una muñeca con cara de modelo? Pues que te sale “MODOLL” como un apunte del Siglo XXV, peo en pasado mañana. El “experimento”, lo han hecho dos fotógrafos Santiago & Mauricio mexicanos, como no, Mexico es hiper-todo, -hiper preclombino, hiper mítico, hiper barroco, hiper europeo, hiper americano… hiper-hiper-,  y consiste en haber hecho una muñeca en 3D basada en escaners 3D

Modoll portadaY luego está la poesía. Y la belleza. Lo sublime, que siempre es desasosegador. En el libro que acabo de terminar “The Power of the Myths”, se contesta la pregunta que siempre me he preguntado… “¿porque algo horrible puede tener belleza? Es algo desasosegante, pero es. Tan desasosegador como que dos hermanos se llamen Santiago y Mauricio, sean mexicanos y de la combinación de ambos nombres resulten las siglas S&M”. Y que su trabajo sea bellísimo y se mueva en esa ambigüedad en la que se mueve la moda desde hace mucho tiempo -y el teatro, y la danza, y la ópera…- de la trascendencia a través del retrato llevado al mundo cotidiano de ¿el lado oscuro del hombre? Lo sublime, dice en mi libro Campbell, lo sublime es la belleza desprovista de la ética. Formidable implica, si no me equivoco, un matiz aterrador.

“Nos va totalmente el hiperrealismo, se trata de sumergirte a ti mismo en la experimentación de lo inverso: trayendo la imagen al “mundo real”.

Porque claro, detrás de la belleza sublime, épica, telúrica… la que no emociona sino que conmociona, la que no mueve sino conmueve, detrás está… ¿La deshumanización de la tecnología, de la ciencia, del arte, del mundo? El hombre objeto, el hombre cosa, la mujer muñeca.

Hay un libro imprescindible de Don José Ortega y Gasset (1885-1955) llamado “La deshumanización del arte”, (1925). ¡1925! que narra ese viaje épico que ha hecho el arte desde el mundo hasta la idea pasando por el ojo en el que se dio la perspectiva, ese tiempo donde el arte representaba el mundo como Modoll vínculocreemos que es: como lo vemos. Con el punto de fuga de la perspectiva en el globo ocular, y no en la razón, en el cerebro, en la conciencia, que es donde de verdad se arman las imágenes. No, el ojo no ve, ve el cerebro, el ojo es el objetivo, el “órgano” de captación, pero no el de conciencia, el de entendimiento. El ojo es el diafragma de la cámara, la lente, pero no la película sensible en la que la luz se hace imagen.

El ojo de Fashionsphinx es necesario, porque no ve, sino que entiende, no en la razón, sino en la conciencia. Que es ese sitio en el que a veces, los sueños se hacen realidad, el inconsciente es -casi- asequible y el mundo es un mundo de muñecas. Como dicen los autores de MODOLL en la pequeña entrevista -¿para qué más, si más no se puede decir?- sobre su búsqueda fotográfica “Nos va totalmente el hiperrealismo, se trata de sumergirte a ti mismo en la experimentación de lo inverso: trayendo la imagen al “mundo real”. ¿La humanización del arte? Posiblemente no. O sí. Sea como sea, todos estamos, para bien o para mal, en este viaje.

Aquí va el video teaser.

Acuérdate que hay mucha más info en www.fashionsphinx.com