Have you taken your pill? Perdido

Fuera hace frio. Dentro hace calor. Las rosas de la terraza hacen otoño y sus hojas ya no tienen prestancia. La hiedra, sin embargo, emerge poderosa. Yo estoy confuso. Perdido. On.ignorance, mi proyecto, tanto tiempo sentido, está en marcha. ¿Me gusta? No. Nada. Y sin embargo, no he perdido -aún al menos- un ápice de entusiasmo. “Quizá para la primavera”, pienso, y escribo raudo esta columna, la primera, como auto confesión de mi fracaso. Fracaso total. ¿Por? Por el caos… ¿pero qué quiero contar? No lo se. Lo siento, pero no lo se, y ha sido mi decisión para que On.ignorance sea de nuevo una Ítaca, un proceso, lo que me ha puesto en lo cursi y en lo mediocre. ¿Y? ¿En qué me he equivocado? ¿Es esa la pregunta? Entonces la respuesta es fácil: En la falta de exigencia, en la rendición ante el tiempo -ah, la prisa del periodista que aún me acosa-, en la negligencia de lo estético, de las palabras, de las imágenes. On.ignorance no puede ser este conjunto vacío de película aburrida; des-borraría las entradas que lo han estropeado todo, pero no se deshacen los errores, se aprende de ellos y se lleva la cicatriz como un trofeo. Aquí están, estás son las entradas fallidas. Todo me ofende en mí, y barrunto asco. No me encuentro… justo ahora que me necesito más. Es como si hubieran dejado entrar a las mujeres de la carnicería al cuarto donde se vela la por la Belleza muerta. Barrunto asco. De mí. Se llamar ruido. Hay que pulir y cerrar fisuras al mundo. He dejado que el ruido entre en On.ignorance y el edificio se ha venido abajo. Pero, por una vez no hay miedo, por una vez estoy valiente: me hace valiente escribir, por fin, desde la ignorancia, desde el lugar exacto donde uno lo intenta y lo vuelve a intentar. Y lo vuelve a intentar… ¿Quién dijo que fuera fácil? ¿Lo son los cristales con sangre después de la pelea? Estoy perdido. Fuera hace frío. En primavera las rosas serán de un rojo brutal. Vital. La palabra me la regaló Amparo moraleda en una entrevista: “Resiliencia”.