La noche está vaga… y no sueño con árboles.

Björk wears the Rottlace mask during her June 8, 2016, live performance in the Miraikan, Tokyo. Björk, el 8 de junio en el Miraikan de Tokio.

La noche está vaga y no sueño con árboles… aún. Pero soñare. Mi cuerpo se resite aún, pero todo se encamina hacia el mismo sitio. El Guardián, el lugar del pánico. Crear algo de la nada. El salto mortal en el vacío. Marisol me dijo ayer que la leía también. Me sorprende. Me asusta. Han pasado más de 10 años y vuelve a estar aquí. Todo está aquí ahora tomando forma. Todo es alimento para el parto o el aborto. Seguramente no hay marcha atrás. El diálogo está colgado al final del capítulo. Lo se desde el momento que lo dejé ahí. Ni un sólo segundo ha dejado de obsesionarme. ¿Que dirán? Tengo dentro una historia, peo no la conozco aún. Sólo es una vida paralela más. Todo son excusas.

Me sorprendo con la foto de Björk llevando una de las máscaras 3D diseñadas por Neri Oxman. La foto es de Santiago Felipe, y está publicada en la revista Arquitect. Quizá es hora de dormir, y ocupar la noche: durante el sueño abandonamos el cuerpo y la mente a los sueños, un plural; el lugar sobre el que no tenemos ningún poder. Desaparecemos -Segismundo de nuevo- y, al amanecer, algo habrá cambiado. Algo habrá sido escrito para mi en mi ausencia. Mr. Stephen King soñó “Misery” durmiendo en un vuelo trans-atlántico. Lo cuenta en “On Writting”, un libro, hecho de sangre más que de teoría: la suya.

Os dejo con Björk. Good night/morning.