Owen en Fashionsphinx

 

FUENTE: WWW.FASHIONSPHINX.COM

 

Os remito a www.fashionsphinx.com sobre la impresionante y polémica colección presentada en la Semana de la Moda de París por Rick Owen. Poco puedo añadir yo -que no estuve allí- salvo la enorme belleza de algunas piezas en una combinación de fuerza y sensualidad que pone la moda, una vez más, al servicio de quien la lleva y no de quien la observa. Pienso yo, que me equivoco tanto en mi ignorancia.

He puesto, además, un “mini-me” comentario, que reproduzco aquí, por si lost in Internet. Pero mejor leerlo allí en su contesto.

Agur.

Comentario dejado en fashionsphinx

“A ver… hombre aquí. Tercio, sobre cosas que siempre he pensado, o que he pensado a partir de un momento determinado. Sobre todo después de ver “La Casa de la Fuerza” de Angelica Liddell, Premio Nacional de Teatro, best dramaturga que tenemos en estos momentos y, quizá, la única mujer director capaz de poner día tras día a la audiencia del Festival de Avignon en pie durante al menos 10 minutos, hasta el punto que el propio Festival Coprodujo su siguiente espectáculo. ¿De qué trataba la casa de la fuerza? En mi opinión -el título indica, quizá algo-, “de la fuerza como atributo del hombre”. Salvo un pequeño matiz que la obra pone repetidamente de manifiesto… dos o tres mujeres pueden cargar y descargar sacos de carbon como un hombre y desplazar in & out una decena de sofas para tres personas. Mi lectura es que el hombre tiene un atributo -de forma generalizada, superior a la mujer; la fuerza física-. Y es algo que a lo largo de la historia ha sido necesario para el desarrollo de las sociedades humanas. Con eso no quiero decir que el hombre sea más fuerte que la mujer, en absoluto -en términos medios-, sino que “tiene más fuerza”. La mujer, sin embargo, en mi opinión es mucho más fuerte. Es el sexo fuerte. Hace todo lo que hace un hombre -menos algunas propias de los niveles de testosterona y no necesariamente positivas-… y, algunas más. Es el sexo en el que radica de forma natural la empatía, -quien a sido “dos” es más fácil que empatice con el otro-… En el tema de la fuerza, tema no menor, la solución que históricamente creo que ha encontrado la mujer es la de la “colaboración”. Yo te ayudo, tu me ayudas. Si no puedo con una viga de hierro, dos de nosotras o tres, si podemos. Más allá de divisiones entre negros y blancos, altos y bajos, rubias y morenas, calvos o con pelo, el ser humano, cuando “está” es decir, cuando no es una idea sino una realidad, algo que camina por el mundo… pues viene en dos sabores radicalmente irreductibles el uno al otro: Hombre y mujer. Tu coges un “ser humano” que somos todos, lo pones en una calle de París dirigiéndose a la Ópera, y… zás! resulta que o es hombre o es mujer, ni puede ser las dos cosas ni una suma de ambas. Hermafroditas aparte. Las fotos de esta colección de Rick Owen me han impactado por completo como una confirmación estética de esta forma de pensar mía. Acertada o equivocada, ahí no entro. Lo que veo es PODER, mujeres no agresivas pero para nada vulnerables. Mujeres que se complementan y se convierten en un ente nuevo de supermujer… pero no superwoman para dar satisfacción al hombre que es algo estupendo para quienes disfruten con ello, sino para llevar al mundo lo femenino. Que está. Pero que necesita estar más en el poder, en los consejos de Administración, en los gobiernos, en las Organizaciones financieras… para que en este “país” de todos que llamamos Tierra, se produzca, antes que después, un reequilibrio entre la fuerza, algo necesario y positivo en principio, y la empatía, la sensación de “toguetherness”, de “this is it”, the blue dot. Mother Earth. Esto es como lo veo yo, pero claro… es obvio que es una visión propia de una mente, de funcionamiento dudoso. Jijijijiji. Fdo. Intensidad Nicanor. Bsss. A tutti-mondi. Pongo una llamada en on.ingnorance.com a este post con el “peuqeño” apunte-comentario. Espero que parezca correcto. Ah, no reviso, a León Felipe las faltas de ortografía se las corregía su mujer; yo estoy soltero.