Y en un sólo día, creó todo el mal…

… Y al sepetimo día descansó.

Y mientras descansaba,

Satanás creó la belleza,

y dijo: amarás y no serás amado

y le culparás a El.

Y te seducirá la belleza

que será portadora de la mentira

y descubrirás la confusión

Y a la primera hora creó la soberbia

para engañar al hombre con las cosas del mundo

Y, miró la sobervia, y vió que era mala

y la creó fuerte, para que le hombre

durmiera de Dios y pecara

perdiendo la armonía de la humildad

para la que fue creado.

Y a a la segunda hora creó la confusión

y separó la cabeza del corazón

y vio que era malo, y que el hombre

culparía a Dios de la duda,

Y llegó la tercera hora,

y creo la avaricia con las frutas del jardín

y las multiplicó, y creó sus excedentes

y, creó las cosas no necesarias y

las comparó con los frutos del jardín

para que se pudieran cambiar

y donde había abundancia fuera

palacio deseado para la escasez.

Y vio que era malo.

Y legó la cuarta hora, y vio

el sueño de Dios, y creo los monstruos

y creo el miedo.

Y vio que el miedo, corrompía el amor

y vio que era malo.

Y vio que le quedaba poco tiempo

y se apresuró. Creó los puses y las purulencias

el dolor del cuerpo y el dolor de la duda

y creó, y dió color rojo a la sangre

para que llamara la atención y le dio

su calor, y de lo que Dios había

creado para la vida, lo disfrazó

para que el hombre inventara

el placer de la venganza.

Y le llevó varias horas, y al acabar

el día primero del sueño de Dios

Satanás, lo consagró con la blasfemia

y le puso su rostro, el más bello

de la creación.

Y despertó Dios. Y vio lo que el diablo

había hecho, y lo desemascaró de

la belleza y le dio su rostro verdadero

y le dio un espejo al ángel más bello

para que viera como le verían todas

las criaturas. Y Satanás se ocultó

de la presencia de Diós y al terminar

el dia mató un cordero, pero no se lo dió

al hombre para que se alimentara

sino que dibujó una estrella con su sangre

y rompio el espejo en su centro

y la belleza volvió a su rostro, y dijo:

Veras la belleza del rostro, y será mentirosa

y creerás que es belleza del alma

y me amarás a mi, y blasfemarás.

Y se cortó las alas, y cambió su cuerpo

y se puso sobre la cabeza

dos cuernos de macho cabrío

como si fueran una corona.

Y desde el refugio donde Dios le veía hacer

creó la lujuria, y dijo: podrás modificar

tu cuerpo a voluntad, y hacerlo bello

donde era cristal neutro para la transparencia del Alma

y lo enseñarás no al tacto, sino a la vista

y confundirás la caricia íntima que lleva

al conocimiento de las almas

por la caricia de la forma, que rompe

el tiempo para necesario para la intimidad

y, la apurarás de un trago, y será intimidad

de piel y no de espíritu. Y confundirás

la necesidad del otro, con la necesidad

de su cuerpo. Y su cuerpo será la barrera

que impida el amor. Será el espanto,

que aleje en lugar de acercar.

Y despertó el hombre, y vió a Eva

y vio sus curvas hechas para

que naciera la vida, y las deseó

y vió sus pechos, hechos para dar

alimento al mundo, y los deseó

secos para él. Y vio el hombre

desnuda a Eva con los ojos y no la tocó

Y tomo su cuerpo para usarlo y saciarse

de su belleza. Y no pensó en la vida

Y se derramó sobre la arena del desierto

donde nada puede crecer, y le robó a

Eva la fertilidad de sus pechos y la

función de sus caderas.

Y ocurrió que Eva tenía un hijo de Adan

en su interior. Y Adán, sabiendo lo que había hecho

sintió vergüenza y cuando supo del estado

de Eva, sitió la ira, que el Demonio

había creado con la fuerza de su cuerpo

y el hombre, al sentirse débil, sintió miedo

y dudó. Porque se había derramado y

cuando nació Abel, dudó de él. Y dudó de

Eva. El miedo le hizo débil y sintió vergúenza

Y para oculta su vergüenza a Eva

y para ocultarle que la había usado

y le había robado su condición de madre

tomándola para sí mismo,

El hombre ocultó sus sentimientos verdaderos

a Eva. Y, encontra de lo que Dios le había mandado

le mintió. Y Satanás al verle dévil, le dió el espejo

y vió el hombre que eva le vería débil, y

Satanás le mostró la estrella hecha con sangre

del macho cabrío, y dijo cóme de mi, y

rompe el espejo. No llores ni pidas perdón, no

muestres tus emociones y estarás seguro

y la mujer será tuya.

Y el hombre, desde el miedo, levantó la voz

y preguntó ¿y podré usarla a mi placer?

y Satanás le dijo: Si Adán, podrás usarla

a tu placer, dejando de lado las otras cosas del mundo

la labranza y el pastoreo, y no tendrás hijos trabajosos

de tu placer, sino sólo la belleza para tus ojos.

Y Dios, que todo lo observaba, habló a Satanás

y le dijo: dile a Adán que Eva no le respetará

porque pondrá en peligro a su prole.

Y Satanás obedeció a Dios, pero le dijo también a Adan

que fuera del jardín, había otra mujer de pechos firmes

y de caderas anchas. Y que sus ojos eran de esmeraldas

y tenia mucho valor para otros hombres. Y mientras Dios había

puesto inmortalidad

en el amor de Adan por Eva,

sacó el espejo y se lo regaló a Eva

que le dió las gracias. Y un día Eva

vió que la vida que sus pechos,

cumplido el alimento del mundo

descansaban. Y sus caderas, dejaban

de manar sangre porque había cumplido

su misión.

Y cuando Adan vió a la mujer con ojos de

esmeralda y piel de leche, de mujer

primeramente menstruada, se la dio y le dijo:

Mira Adán, que poca ayuda te a venir de tu

semilla plantada en la esterilidad del de desierto

y Adan amó a la mujer porque Satanás puso el amor en sus ojos

… Y en el día 11, Adan poseyó a una segunda mujer, y al

volver a casa y ver a Eva durmiendo, se durmió, también

y cuando Eva le dió a Set. Y al verlo, Adan pensó en su prole con otra mujer

y dudó. Porque—

ññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññññ

Y durmió. Y el hombre conocioññññññññ

la pesadila y

Ya no volvío a cdllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllloo-

 

Y Dios c

 

reó el Are para el hombreàq

 

 

zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz. Voy a “doirm” un poco. Agotado te ti y de Satanas. Un padre nuestro una salve y un sueño.

 

To be otiueed. Collapsn hre.