NOTA PARA NO OLVIDAR

NOTA PARA NO OLVIDAR: Esta el la noche del día donde todos los aquelarres coinciden a la media noche. Una mente -la mas amada- que se va, todas las batallas perdidas, el jardín de espinas que será desde hoy tu casa, el adiós a los amigos que bailan en circulo al rededor de la hoguera y ofrecen al macho cabrio tu inocencia mientras levitan y se ríen, la muerte que juega al escondite, el  dolor de no escribir. La pérdida del amor primero, del único amor de amores, el silencio de todo, la tolerancia con la deslealtad. El escarnio. La bufa, la risa. El jorobado hace su pantomima y los duques menores le dan su calderilla. Noche y día para bordar. Lorca dijo aquelló de “dadme hilo y aguja no me gustan los tatuajes sobre la piel”… la piel en este caso, es la fresca pared de la aorta que amenaza aneurisma en su bella transparencia. El aneurisma que lo inunde todo y ponga, por fin, fin a la vida. Sufrir?, on ne peut pas. -o como se escriba.

Y ahoa, ¿qíen duerme?. Me tomo 2 ketiapinas y dos orfidal. El sueño químico es el único sueño del dolor. Desde hace dos días llevo la medalla de mi abuela Palmira para protegerme. Pero todo ha ido a peor. Supongo que la ligera piel cubriendo este saco de inmundicias es sacrilegio.

 

Tú “amigo”, si…. disfruta, bebe la sangre, mana la herida. Duele hasta donde el dolor de la traición puede doler. Ah, perdona, cierto, no fue traición, fue burla.

Tú, amiga apenas estrenada, descansa el entretenimiento, incubos y sucubos te han dado placer esta noche en la diversión de la deslealtad. Están felices. Cada vez que una amistad muere. en el infierno, celebran un aquelarre.