Lo se, lo se… tengo abandonada a mi niña. Pero la vida me está atropellando de ilusión, magia y sobresalto. Todo quedará aquí reflejado con retraso. Pero vivo en el agotamiento y quiero, por una vez, disfrutar el proceso. Si me acuesto a las 7 de la mañana, madrugo… menos. Pronto, muy pronto, espero, mucho más y mejor. Que Otoño tan maravilloso hasta el momento.

nicanorcardenosa

Algo más tarde de las 7 me estaba bañando en el mar, con las luces previas del amanecer. Con el Sol ya no naranja ni amarillo, sino blanquecino, volvía a casa en calzoncillos negros -divinos de Calvin Klein (XXX, the best shop for me)-, con banda cardenal y me puse a “trabajar”. Son las 17:27 y no he comido. Inspirado, conectado, curándome… Supongo que en “Flow”. Pero de producción “0” patatero, salvo algunas fotos y algunos post en Instagram.

nicanorcardenosa

Así, rápido. Vuelvo de un viaje iniciático de 5 días al corazón de la magia. Salía ayer de Sevilla a las 11 y llegue a casa a las 11. 12 horas de viaje. Atravesando mi país de Sur a noroeste. A las 5 me despierta el dolor de garganta, me levanto y escribo febril sobre el amor a mi tierra, a lo mío, a mis gentes, a lo que soy, a lo que fueron los que dejaron el agua saliendo de los grifos y la calefacción del invierno. A mi abuela Palmira, asturiana, con una piel de leche de alguna raza ignota. Al dolor de su artrosis mientras levantaba la casa, y dormía con el nieto que al que resguardaba de un padre enfermo. A mi abuela Ramona, leonesa de Valporquero, a quien apenas conocí, pero que es la semilla de la casa que habito. Todo ha fluido y la magia lo ha llenado todo. Tratos con ángeles y demonios. Madrid, mi Madrid, su arte escondido, sus tejados humildes, sus monjitas suaves, su aire peligroso donde el cristal ha hecho su presencia. Mañana de ortigas y nardos. Agotado. Entusiasmado. Ilusionado. Desbordado.

nicanorcardenosa

ASOMBRO. Me acabo de dar cuenta ¿cómo no la había añadido antes? ¿Hay algo más importante que algo nos asombre? … …. Bueno, vale, “que alguien nos ame o que amemos a alguien”, pero, ojo, el asombro no es “la guinda de la vida”, es la “guindilla”. Y no estaba en las categorías de On.ignorance. Que ignorante soy. Cada día. Asombro. ¿a-sombro?. ¿Lo que des-vela, lo que saca algo de la sombra?

Cada día is a wonder. Cada día descubro algo que me parece imposible haber ignorado, que me llena de belleza, que me da una pequeña, ínfima parte de un instante de felicidad. Que jodidamente bella es la vida y que jodidamente jodida es. Un p*ta mayonesa.

Nicanor Cardeñosa